14.2.16

Química del jabón

COMPARTIR

Idoia Mujika en la Mecánica del Caracol nos explica la química del jabón.
El agua no es capaz de disolver toda la suciedad, aquellas sustancias que no son miscibles con el agua no se pueden limpiar sólo con agua.
Para elaborar un jabón utilizamos una grasa saponificable y sosa (NaOH), o potasa (KOH). Estas sustancias al juntarse producen una reacción reacción química llamada Saponificación que consiste en una Hidrólisis alcalina. Las grasas son cadenas largas unidas entre sí de 3 en 3 (triglicéridos), la sosa rompe los triglicéridos y se liberan las cadenas. En cada cadena libre se coloca una cabeza que es polar (hidrófila) y el resto de la cola es igual que el aceite, hidrófoba.
Estas sustancias se van a entender bien con el agua y con el aceite. De esta manera, el agua y el aceite pueden estar juntas. 
Las colas hidrófobas tienden a juntarse con la mancha que estamos limpiando y la encapsulan, a su vez las cabezas polares quedan hacia afuera y se rodean de agua. Se forma una pelota en la que el agua contacta por fuera con las cabezas polares, mientras que el aceite queda dentro de las esfera (miscelas). Por eso, cuando limpiamos el agua es capaz de arrastrar las miscelas y se dispersa la grasa de las manchas.

El jabón hace más o menos espuma según el tipo de agua. El agua dura tiene un alto contenido en sales minerales muy pesadas como son las sales de magnesio o de calcio. El jabón tiene una parte polar (una sal), cuando entra en contacto con un metal más pesado (Mg o Ca), el jabón no puede seguir disuelto en agua y precipita la cal y restos de jabón. Esas aguas limpian peor porque el jabón hace peor su función.
Los jabones tensioactivos designan a los jabones en general. Estos agentes pueden disminuir la tensión superficial del agua (que sea más líquida, que moje y disuelva más) y, con ello, crear un efecto emulsionante que es algo muy cercano a mezclarse.
Para comprobar esto puedes hacer el siguiente experimento: Llena un plato con agua, pon un poco de pimienta molida, la pimienta flota porque se apoya en la tensión superficial del agua. Unta el dedo con jabón lavavajillas y ponlo en la superficie del agua, verás como toda la tensión superficial cambia, la pimienta se espanta y se va hacia los bordes.

No hay comentarios

Publicar un comentario

SUBIR ARRIBA
EL COLOR NATURAL © - DISEÑO POR HERPARK