20.4.14

Flora y vegetación de las Islas Canarias

COMPARTIR
Hola, ya llevo un tiempo viviendo en Canarias y aún no he hablado de la fascinante flora canaria. Las principales zonas de vegetación en las Islas Canarias son:
Vegetación
Altura (m)
Piso de alta monaña seco, matorrales
1900-2500
Pinares
(500-) 800-900
Bosque subhúmedo de árboles perennifolios Laurisilva y fayal-brezal
400-1500
Bosque termófilo sabinares y acebuchales.
(50-) 200-600
Matorral Xerófítico:
Matorral suculento de tataibas y cardones, o matorral semidesértico de aulagas y halófitas
0-700
Entre los 400-1500 m de altitud la vegetación potencial, es decir la que existiría abundantemente si no existiera la intervención humana, corresponde al denominado Monteverde canario. Se trata de un bosque perennifolio situado en las vertientes norte de las islas centrales y occidentales. Está compuesto de dos formaciones principales, la laurisilva y el faya-brezal.
El Monteverde está considerado como “fósil viviente” de finales del Terciario donde poblaciones similares habitaban en el sur de Europa y en el norte de África. Estas poblaciones desaparecieron debido a las glaciaciones, quedando, en la actualidad, algunas representaciones en la Región Macaronésica (archipiélagos de Azores, Madeira, Canarias y Cabo Verde).
Este bosque pudo conservarse en esta región gracias a la “precipitación de niebla” que aportan los Vientos Alisios, que soplan desde el noreste y proporcionan la humedad necesaria.
Descripción de las principales especies de Laurisilva
Viñátigo (Persea indica), árbol muy bien representado destacando antiguos ejemplares. Es pariente del aguacatero, sus frutos son tóxicos. Sólo pocos animales del bosque, como la paloma turqué y la rabiche, se los comen sin notar aparentemente “efectos secundarios”. Sin embargo, las ratas al mordisquear sus frutos y brotes, entran en estado de embriaguez.
Loro o laurel (Laurus novocanariensis), endemismo macaronésico. Hasta el 2004 se consideraba que era la misma especie que Laurus arizonica, sin embargo presentan importantes diferencias genéticas. En sus hojas tiene glándulas a lo largo de la unión de los nervios secundarios con el principal. Las hojas pueden amarillear al envejecer. En los troncos, se pueden encontrar protuberancias ocasionadas por el hongo “Madre del loro” (Laurobasidium lauri  Basiónimo: Exobasidium lauri), parásito específico de este árbol.
Brezo (Erica arborea), endemismo macaronésico. Sus hojas se disponen de forma erecta y desordenada. Abunda en zonas que sufrieron aprovechamiento y en las crestas ventosas. Se ha explotado para hacer carbón, muebles y utensilios agrícolas. Sus ramas tiernas aún se utilizan como cama para el ganado. Sus flores y hojas se han usado para regular el colesterol, mejorar el funcionamiento del riñón y reducir la hinchazón de las picaduras de insectos. También característico del fayal-brezal.
Tejo (Erica platycodon), es un arbusto muy similar al brezo del que se diferencia por la disposición horizontal y ordenada de sus hojas y sus flores rojizas. Vive en crestas y lugares escarpados, bañados intensamente por los alisios, es muy exigente en humedad. Crece sobre suelos pobres. Especie endémica de las islas de Tenerife, La Gomera y El Hierro. Con anterioridad se la consideraba una subespecie de Erica scoparia (Erica scoparia spp. platycodon).
Faya o Haya (Myrica faya), endemismo macaronésico. Especie bastante usual presente en zonas degradadas, bordes de carreteras y pistas. Junto al brezo, forma el “fayal-frezal”, una comunidad que ocupa el borde superior del Monteverde y zonas del bosque que fueron intensamente explotadas. En épocas de hambruna, los frutos de las fayas, conocidos como “creces”, sirvieron para elaborar una especie de gofio que sació muchos estómagos. También característico del fayal-brezal.
Acebiño (Ilex canariensis), endemismo macaronésico. Es uno de los árboles más frecuentes del Monteverde. También característico del fayal-brezal. Su madera fue muy aprovechada para diferentes usos.
Naranjero salvaje (Ilex perado ssp. platyphylla), especie endémica de Canarias. Crece en los ambientes más umbríos del Monteverde de Tenerife, La Palma y La Gomera. Su madera ha sido usada para elaborar objetos artesanales y utensilios agrícolas.
Follao (Viburnum tinus spp. Rigidum) endemismo canario. Tiene las hojas cubiertas de pelitos por ambas caras. Sus flores y frutos tienen propiedades antifebriles, antirreumáticas y purgantes. Su madera se suele utilizar tradicionalmente para hacer resistentes canastos y en el cultivo del tomate y el plátano para sujetar las plantas. También característico del fayal-brezal.
Barbuzano (Apollonias babujana). Habita en zonas soleadas del Monteverde. Su nombre está dedicado a Apolo, el dios griego de la belleza. Su madera es muy bonita y resistente, popularmente recibe el nombre de “ébano de Canarias”. Tradicionalmente ha sido utilizada para fabricar muebles y objetos de artesanía.
Til o Tilo (Ocotea foetens). Habita las zonas más umbrías del bosque, indicador de un excelente estado de conservación. Sus hojas se han utilizado como alimento para las vacas. Su madera es apreciada por su dureza y longevidad, aunque desprende cierto olor a podrido cuando se corta. De ahí su nombre científico “foetens”.
Hija (Prunus lusitanica). Se encuentra en Madeira, Azores y Canarias. Pertenece a la familia de las rosas. Su madera absorbe muy bien las vibraciones de los golpes y no se calienta, por lo que se ha utilizado para elaborar los mangos de los martillos pedreros.
Delfino (Pleiomeris canariensis). Árbol muy raro, con muy pocos ejemplares que se encuentran en Tenerife, Gran Canaria, La Palma y La Gomera. Sus hojas suelen ser mucho más largas que las de cualquier otro árbol del Monteverde.
Mocán (Visnea mocanera). Habita en las cotas más bajas del bosque, en riscos soleados. Sus frutos comenstibles, llamados comúnmente “yoyas”, fueron aprovechados intensamente por los guanches para elaborar, mediante un proceso de fermentación una melaza llamada “chacerquén”.
Palo blanco (Picconia excelsa). Prefiere las zonas más soleadas y menos húmedas del bosque. Su corteza es de color pardo muy claro, salpicada de puntos blancos, de ahí su nombre vulgar. Su resistente madera, de color rosáceo, fue utilizada para fabricar utensilios agrícolas.
Marmolán (Sideroxylon mirmulano). Es una especie con escasos ejemplares, presente sólo en algunos riscos inaccesibles de las zonas más bajas del bosque. Su nombre común, marmolán, hace referencia a la dureza de su madera comparable con el mármol. Lo mismo ocurre con su nombre científico Sideroxylon (“sidero” es hierro y “xylon” madera).
Sanguino (Rhamnus glandulosa). Árbol que prefiere las zonas más húmedas. Fue usado como antidiarreico y para regenerar la piel. Su madera es muy apreciada para fabricar timples. Fructifica en verano, siendo sus frutos uno de los pocos con los que cuentan las aves en este período del año.
Madroño (Arbutus canariensis). Vive en las zonas más soleadas y márgenes del bosque. Tiene un tronco suave de color rojo-anaranjado.
Sauco (Sambucus palmensis). Habita las zonas mejor conservadas del Monteverde de La Palma, La Gomera, Tenerife y Gran Canaria. Debido a su escasez, ha sido objeto de un programa de reintroducción en su hábitat natural. Se ha usado para curar eczemas y como calmante para la tos.
Euphorbia mellifera, tiene porte arbóreo pudiendo alcanzar hasta 15 m. Su polinización y dispersión es a través del viento. Necesitan la luz directa para germinar, por lo que solo que crecen en zonas aclaradas.
Zarza (Rubus inermis y Rubus sps.), especies trepadoras.
Hiedra canaria (Hereda hélix ssp. canariensis), especie trepadora muy tapizante.
Corregüela de monte (Convolvulus canariensis), trepadora menos frecuente.
Zarzaparrillas (Smilax aspera y S. canariensis), trepadoras.
Rapaso (Rubia agostinhoi), trepadora.
Reina del monte (Ixanthus viscous), especie de sotobosque y enclaves aclarados.
Maljurada o malfurada (Hipericum inodorum), especie de sotobosque y enclaves aclarados.
Estrelladera (Gesnousia arborea), especie de sotobosque y enclaves aclarados.
Cresta de gallo (Isoplexis capitana), especie de sotobosque y enclaves aclarados.
Morgallana o botón de otro (Ranunculus cortusifolius), especie de sotobosque y enclaves aclarados.
No me olvides (Myosotis latifolia), especie de sotobosque y enclaves aclarados.
Helecha (Pteridium aquilinum), helecho.
Culantrillo negro (Asplenium onopteris), helecho.
Hierba candil (Asplenium hemionitis), helecho.
Helecho de cristal (Trichomanes speciousum), helecho.
Cochinita (Davallia canariensis), especie epifita frecuente sobre viejos troncos.
Polipodio (Polypodium macaronesicum), especie epifita frecuente sobre viejos troncos.
Juncus, Cyperus y Gallium elongatum comunidades palustres representadas en enclaves aclarados y encharcados temporalmente.

Descripción de las principales especies de Fayal-Brezal
El Fayal-brezal ocupa los lugares degradados de laurisilva, zonas de mayor altitud con suelos menos desarrollados y frecuentemente castigadas por el viento. Las especies más características son:
Brezo.
Faya.
Acebiño.
Follao.
Loro o laurel.
Cresta de gallo, sotobosque.
Reina del monte, sotobosque.
Estornudera (Andryala pinnatifida). Planta herbácea de la familia Asteraceae. Endemismo canario.
Fuentes: Guía ilustrada de los árboles del Monteverde de Tenerife. Flores Silvestres de las Islas Canarias (David Bramwell y Zoë Bramwell).

No hay comentarios

Publicar un comentario

SUBIR ARRIBA
EL COLOR NATURAL © - DISEÑO POR HERPARK