14.8.12

Mide tu huella ecológica

COMPARTIR
Imagen: http://www.imagui.com/a/vectores-gratis-para-descargar-huellas-TbKaoLzya

La huella ecológica es un indicador biofísico de sostenibilidad que integra el conjunto de impactos que ejerce una cierta comunidad humana (país, región o ciudad) sobre su entorno, considerando tanto los recursos necesarios como los residuos generados para el mantenimiento del modelo de consumo de la comunidad.
Este indicador, desarrollado a principios de la década de los 90 por William Rees y Mathis Wackernagel, introduce una novedad metodológica de gran importancia: la transformación de los consumos en territorio productivo. De esta forma, la huella ecológica (consumos) puede compararse con la capacidad de carga o biocapacidad (territorio productivo disponible) evaluando el balance ecológico resultante (déficit o superávit).
La Comisión Europea, a través del Comité Económico y Social Europeo reconoce a la huella ecológica como el mejor indicador integrado disponible sobre sostenibilidad ambiental, ya que permite analizar y comparar, de forma efectiva, los patrones de consumo y producción de distintas comunidades en términos de sostenibilidad, además de constituir una valiosa herramienta de comunicación.
La huella ecológica se expresa como el total de superficie ecológicamente productiva necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano medio de una determinada comunidad humana, así como la necesaria para absorber los residuos que genera, independientemente de la localización de estas superficies. El resultado obtenido en el cálculo de estas áreas se compara con las superficies reales de cada tipología de terreno productivo disponibles en el ámbito físico de la comunidad humana estudiada, lo que se conoce como biocapacidad. La diferencia entre los valores de la huella ecológica y la biocapacidad (expresados en hectáreas por habitante) permite conocer el nivel de deuda o de reserva ecológica que presenta esta comunidad:
  • Un déficit ecológico (huella ecológica > biocapacidad del territorio) indica que población de esta comunidad humana está consumiendo más recursos de los que dispone, por lo que, o bien se está apropiando de superficies fuera de su territorio, o bien está degradando su capital natural de forma irreversible, comprometiendo su calidad y disponibilidad para las generaciones futuras.
  • Un superávit ecológico (huella ecológica < biocapacidad del territorio) indica que comunidad es autosuficiente y que su territorio dispone de excedente ecológico.
Por tanto, en el marco de una estrategia global de sostenibilidad ambiental, el objetivo final de una comunidad debe ser que su huella ecológica no supere la biocapacidad, de forma que exista un equilibrio entre el nivel de consumo de recursos y la capacidad de generación del territorio asociado.
El carácter sintético e integrador de este indicador hace que sea fácilmente entendible, y tiene un elevado valor como elemento de sensibilización ambiental y de reflexión sobre los límites que el medio impone a la actividad humana o el papel del comercio en la distribución global de los recursos y las presiones ambientales.
Estas ventajas, junto con la posibilidad de comparar de forma sencilla los resultados entre diferentes territorios o momentos del tiempo, han hecho que la huella ecológica haya sido ampliamente utilizada como indicador de sostenibilidad ambiental.
Existen páginas que cuantifican el consumo por persona de recursos cumplimentando unas sencillas encuestas. Enlace: Mide tu huella ecológica

No hay comentarios

Publicar un comentario

SUBIR ARRIBA
EL COLOR NATURAL © - DISEÑO POR HERPARK