11.1.12

Tóxicos poco ‘fashion’ en los perfumes

COMPARTIR
Foto: CC0 Public Domain by Domeckopol, Pixabay

Una realidad poco conocida de las más publicitadas fragancias es que contienen químicos perjudiciales para la salud, como demuestran diversos estudios.
‘Not so sexy’: una campaña alerta de los riesgos de los químicos en los cosméticos
Cuando la vida te exige mascarilla
MIGUEL JARA / MADRID (MIGUELJARA.COM)
MARTES 10 DE ENERO DE 2012. NÚMERO 165
Se da la circunstancia de que la Fundación Alborada, una entidad privada sin ánimo de lucro a la vanguardia de la medicina ambiental, ha recordado estos días un hecho poco conocido pero relevante:cada vez más, las fragancias constituyen un cóctel de sustancias tóxicas que entran por las vías respiratorias y pueden dañar la salud de quienes las usan o la de aquellas personas que ya padecen alguna enfermedad de origen ambiental, cuando además existen alternativas naturales a los ‘perfumes tóxicos’.Durante la navidad que ahora toca a su fin apareció en televisión un vídeo misterioso. Se trataba de un anuncio publicitario de un club de perfumes protagonizado por la modelo Verónica Blume que venía a defenderse de campañas como la que ha hecho estas navidades la Chemical Sensitivity Network (Red de Sensibilidad Química), con la que colabora la activista por los derechos de los enfermos y enfermas del síndrome de Sensibilidad Química Múltiple (SQM) Eva Caballé, que ha consistido en el envío de postales navideñas realizadas en varios idiomas en las que podía leerse: “El verdadero Papá Noel no usa colonia, porque quiere a todos los niños. Incluso a los que tienen asma o alergias”. El spot de Blume, con una estética tipo Gran Hermano, viene a contarnos que el mundo sin perfumes y cosméticos es muy aburrido y gris, y que hay personas, se supone que las que enferman por el citado síndrome –que está producido por la alta contaminación por productos químicos tóxicos con la que convivimos a diario– y las que denuncian esta situación, que quieren impedir a toda costa que las demás se embadurnen con esas sustancias peligrosas.
Cóctel químico
Pero, ¿qué es lo que contienen las fragancias sintéticas que puede poner en peligro nuestra salud? Como explica el Documento de consenso sobre Sensibilidad Química Múltiple (SQM) publicado a finales de noviembre por el anterior Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, según un estudio difundido en el American Journal Public Health de EE UU, muchos perfumes de uso común y productos habituales de salones de belleza y peluquería contienen doce compuestos químicos desencadenantes de la SQM. Entre los tóxicos más inquietantes destacan algunos almizcles sintéticos y ftalatos. Ambos grupos de compuestos son potenciales alteradores del sistema endocrino, lo que se denomina ‘disruptores endocrinos’.
Ya en 2005 la organización ecologista Greenpeace publicó un informe titulado Eau de tóxicos tras realizar el análisis químico de 36 aguas de colonia y perfumes. Su objetivo fue cuantificar el uso de dos grupos de sustancias químicas –ftalatos y almizcles artificiales– en una selección aleatoria de perfumes de marcas comerciales conocidas. Los resultados confirmaron que algunos almizcles sintéticos, sobre todo los almizcles policíclicos galaxolide (HHCB) y tonalide (AHTN), y algunos ftalatos, especialmente el dietil ftalato (DEP), se utilizan ampliamente en la industria del perfume. “Esto sugiere que el uso cotidiano de perfumes podría suponer una contribución sustancial a la exposición diaria de las personas a estas sustancias, algunas de las cuales ya han sido identificadas como contaminantes de la sangre y de la leche materna humana. Además, crece el número de evidencias sobre las potenciales propiedades de disrupción endocrina de algunos almizcles y compuestos”, explicaba Greenpeace en este informe. Los niveles de esos contaminantes en los perfumes analizados variaban según la marca, entre las que se encontraban las más conocidas: Adidas, Armani, Calvin Klein, Cartier, Chanel, Dior, Fiorucci, Gucci, Hugo Boss, Jean-Paul Gaultier, Lancôme, Paco Rabanne, Ralph Lauren, The Body Shop, Tommy Hilfiger o Yves Saint Laurent.
Ésta es, como titulaba en una nota informativa la Fundación Alborada, la cara menos fashion de los perfumes en navidad. De acuerdo con otro estudio realizado en el año 2000 por investigadores del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (Intolerancia Ambiental Idiopática: Sensibilidad Química Múltiple y fenómenos asociados), los perfumes son los compuestos químicos que más afectan a las personas que padecen SQM (el 82,5% de la muestra lo afirmaba) y también los quemás síntomas les provocan.
Los resultados de todos estos estudios nos recuerdan que las personas con SQM son las que están dando la voz de alarma sobre lo que puede ocurrir de un modo creciente si no cambiamos este estilo de vida antiecológico, tóxico. De modo que podríamos reapropiarnos de la frase que le dirige en el anuncio Blume al ‘malo’ de la peli para decirle a aquellas personas que se bañan en perfume y que olemos desde lejos: “¡Apestas!”.
Las mujeres, más afectadas
Como ha afirmado en multitud de foros, y en una entrevista en DIAGONAL, la médica endocrinóloga Carme Valls-Llobet, los químicos tóxicos (presentes en cosméticos, disolventes, insecticidas, derivados de los plásticos, etc.) pueden persistir durante años en las células grasas, tanto si entran en el organismo por inhalación o a través de la alimentación: “Todos son posibles cancerígenos y alteran la inmunidad, el sistema nervioso, y son ‘disruptores endocrinos’: imitan la acción de las hormonas y pueden alterar su función. El efecto depende de la dosis y la repetición de la exposición, pero se han encontrado diferencias entre mujeres y hombres porque estos tóxicos son más fáciles de acumular en las personas con más tejido graso, y el sexo femenino presenta casi un 15% más de materia grasa”.
NO DIGAS QUE NO HAY ALTERNATIVAS
LIBRES DE TÓXICOS | ‘ESPACIOS LIMPIOS’
Cada vez son más comunes los ‘espacios limpios’ creados por iniciativa de personas afectadas de Sensibilidad Química Múltiple (SQM), fatiga crónica, fibromialgia y otras dolencias provocadas o agravadas por la exposición cotidiana a sustancias químicas. La Fundación Alborada ha recopilado una lista con más de 500 lugares declarados libres de fragancias en distintos lugares del mundo. Es el caso de la sede de la propia Fundación en Brunete (Madrid) o de la Escuela del Bienestar, que ha convertido sus aulas y oficinas en espacios libres de fragancias. También es el caso del grupo de lectura y teatro leído de la Biblioteca María Moliner de Madrid, cuyos miembros han dejado de usar productos cosméticos, perfumes o suavizantes de la ropa por respeto a Sara Garrido, una persona con Sensibilidad Química Múltiple.
COSMÉTICA | 100% NATURAL
La perfumería fue creada hace miles de años y siempre ha utilizado en su producción sustancias naturales, como aceites esenciales o espliego. La industria cosmética en el último siglo ha ido sustituyendo componentes naturales por compuestos sintéticos mucho más baratos. Hoy en día, sin embargo, existe una amplia oferta de marcas de cosmética que emplean sustancias naturales en algunos de sus productos. Annemarie Borlind, Weleda, Argital, Babiboom, Concept Bianco, Green People o Doctor Hauschka afirman que su cosmética es 100% natural y ostentan certificaciones ecológicas al respecto. Pero no son precisamente baratas y suelen fomentar el consumismo recomendando un uso frecuente (como en el caso del champú). Con una relación calidad- precio mucho mejor y de producción artesanal más pequeña, local y sostenible están Meigas, Natural Carol, Cosmètics Giura y Propol Mel, entre otros. La alternativa definitiva podría ser aprender a hacer nuestras colonias y cremas en casa y a nuestro gusto, aprovechando, como en el caso de la fabricación del jabón, productos de desecho como el aceite usado. En internet hay miles de recetas (www.autosuficiencia.com.ar). Todo es ponerse.

No hay comentarios

Publicar un comentario

SUBIR ARRIBA
EL COLOR NATURAL © - DISEÑO POR HERPARK