21.10.11

Haz tu propia pasta de dientes

COMPARTIR

Licencia Imagen: CC0 Public Domain Pixabay
Autor: ClkerFreeVectorImages

Receta de Juan M. Morillo (Odontólogo)
Para preparar esta pasta de dientes lo mejor es utilizar un envase de vidrio, de unos 50 cc. Los pasos a seguir son los siguientes:
1. Añadir al tarro de vidrio glicerina vegetal suficiente para llenar 1/4 del recipiente. La glicerina hace que quede sensación de humedad en la boca tras el uso de la pasta, frente a la habitual resequedad de los dentífricos habituales.
2. Se añade agua en proporción similar, hasta alcanzar la mitad del recipiente.
3. Se añaden 3-4 gotas de aceite esencial de menta o limón (en este último caso con 2-3 gotas es suficiente), y si se desea un efecto cicatrizante, se pueden añadir 2-3 gotas de aceite esencial mirra.
4. Se puede añadir una pizca mínima de sal marina, que tendrá un efecto antiséptico y cicatrizante, además de dar un sabor más agradable.
5. Se añade arcilla blanca, mejor con una espátula de madera, hasta alcanzar el grado deseado de consistencia. La arcilla blanca tiene propiedades antiinflamatorias, y ejerce un efecto mínimamente abrasivo sobre el esmalte.
6. Se remueve bien toda la mezcla, y se mantiene bien cerrado el envase para evitar que se deseque.
7. Cuando se vaya a utilizar, es mejor no humedecer previamente el cepillo, para evitar diluir la pasta.
La sensación de limpieza que deja la pasta, la menor sequedad de la mucosa y el efecto beneficioso sobre las encías hacen que se pueda emplear de forma continuada.

No hay comentarios

Publicar un comentario

SUBIR ARRIBA
EL COLOR NATURAL © - DISEÑO POR HERPARK